El propósito de la Sociedad Bíblica Internacional es el de traducir fielmente la Palabra de Dios, publicarla y alcanzar con ella a todos, a fin de que muchos alrededor del mundo se hagan discípulos de Jesucristo y miembros de su Cuerpo.